jueves, 22 de septiembre de 2011

Marioneta


Con su pija adentro, y su lengua recorriendo mi cuello, no podia más que convencerme que aquel hombrote estaba decidido a continuar con su dominio sobre lo que él consideraba su territorio, o sea yo.
Déjame...y procedió a pajearme, pero eso sí, antes, llenó mi culo con sus leches.
Habiendo acabado, seguia bombeando, y en un momento ya no pude más, sus bombeos, su lengua, su paja hizo que escupiera la leche que él quería. Salpiqué toda la pared, acto seguido, con los dedos la juntó.

Me acomodó en su falda, como para recibir unas tundas, pero... abrió mis nalgas y me lubricó el ano con mi acabada.

Eso me hizo exitar y moví involuntariamente el pene, para qué...al darse cuenta empezó a jugar con  mi culo, constatando mi reacción según los movimientos de mi pene.
Masajeaba por fuera y yo tranquilo, metia un dedo y yo en paz, rozó con su palma mis huevos y se me movió de nuevo, metió dos dedos y nada, rozó la próstata y me encontró. Entonces me clavó su pulgar, gordo, grandote masajeando por dentro y sus cuatro dedos por fuera apretando mis huevos.
Uno es tan sólo un ser humano...erguí mi cabeza, curvé mi espalda, no pudiendo disimular el placer y comenzó a gotear en el piso un líquido espeso y translúcido que escurria de mi uretra a manera de hilos, una a una fueron cayendo las gotas, acompañadas por algunos espasmos esporádicos, quise incorporarme, pero me tenia agarrado de tal forma que con una sola mano me volvia a acomodar a su antojo.
Producto de los espasmos, cerraba y abria el ano al son de esos reflejos involuntarios, mi verga se movia sin sentido, salpicando por allá y más acá, ya mis uuuhhh aaahhh mostraban el estado de las cosas, entregado por completo a la actitud viciosa de aquel titiritero quien veia en mi sometimiento sin discrepancias, su deseo satisfecho de manejar una marioneta con una sola mano.
No obstante sentí como su corazón se agitaba, asi fui descubriendo como crecia su pija, pasando de ser un pitito encojido a una verga grandota colorada y venosa. Pero asi y todo no dejaba de ordeñarme, hasta que por fín, viendo el último hilo que escurria de mi extremo, me liberó y cuan marioneta sentó en su falda, aunque para ser más preciso me sentó en su verga, o mejor dicho me clavó en su verga.

Movete ordenó el titiritero, y comencé obedientemente a bailar ula-ula sobre su escroto, sacaba su pija de mi culo hasta dejar tan sólo su cabeza adentro y ahí jugaba con mi esfinter en el anillo de su glande, claro..., se volvió loco, loco es poco, me tomó por la cintura y me hundió aquella cosa gordota abriendo mi culo hasta copiar su forma. Me toqué el ano, acaricié el borde donde su pijota se convertia en mi culo y la piel no dejaba entrar ni un dedo más.

Rozaba, fregaba, golpeaba, metia, empujaba, sudaba, todo junto, pero como ya había acabado una vez, ésta le costaba. Pasé mi mano entre mis piernas buscando acariciarlo, mientras él endemoniado ejercía más y más fuerza. No tuve que convencerlo demasiado con mis caricias en los huevos para que el volcán entrara en erupción. Como una enema de leches, sentí como me llenaba.

Se tomó su tiempo, hasta que sacó limpita aquella verga de mi culo. La vi y tuve la necesidad de llevarmela a la boca. Mientras mi culo chorreaba, mi boca se llenaba de sabores, sentia todavia los latidos de su pija y los de mi debilitado esfinter. No obstante buscó con su pulgar mi ano como para mostrar quien movia los hilos.

domingo, 11 de septiembre de 2011

martes, 30 de agosto de 2011

En contra de mi voluntad

Previamente consentido.

Paso todo el día pensando en sexo.
Googleo palabras como saliba+anus,
contesto correos que masturban mis sentidos,
y los exacerban aún más,
mi slip siempre húmedo.
Pero cuando acabo... soy libre,
liberado de mis hormonas,
de mi sangre caliente,
de mis urgencias.
Siempre me pregunto porqué?
¿Porque paso miles de horas deseando y un minuto acabando?
¿Porque cuando acabo no quiero saber más nada?
¿Porque la persona que soy previo a acabar es tan distinta a la otra?
¿Porque esa otra persona surgida a partir de mi, no respeta mis deseos?
¿Porque me roba mi líbido?
Y me deja sin el deseo...
Si tengo que elegir me quedo con el primero,
aquel que sueña, que imagina, que anhela...
Quiero hacer un experimento.
Quiero hacer algo previamente consentido en contra de mi futura voluntad.
Quiero buscar un/a partenaire que me ate.
Quiero que me ate boca abajo, y me haga acabar sin más.
Quiero que me deje sólo, media hora.
Y cuando vuelva me domine.
Quiero hacerle conocer a mi sustituto quien es el dueño de mi.
Quiero que él sepa que no me siento a gusto con su presencia.
Quiero que lo cojan y lo hagan acabar hasta que le salga agua.
Quiero verlo putear, y pedir por favor.
Quiero ver su culo enrojecido y su voluntad vencida.
Estoy convencido que a un hombre se lo puede hacer multiorgásmico.
Y estoy convencido que el secreto está en su ano, en la próstata,
en sus huevos o en su mente,
pero no en el pito.
Creo que con la estimulación anal se puede lograr el deseo una y otra vez,
y de esa forma encontrarme conmigo mismo.
Quiero un/a partenaire sin titubeos, sin sentimientos.
Cinco horas, eso es lo que quiero, cinco horas seguidas.
Y esperarlo a la salida para verle la cara.
Quiero cumplir este deseo.

miércoles, 24 de agosto de 2011

lunes, 8 de agosto de 2011